Día 10: juntando piezas

Las piezas se habían mezclado tanto que no sabía por dónde empezar. Bueno, había algunas que estaban claras, pero sin la imagen original ni una vaga idea de qué era exactamente lo que estaba buscando, otras no lo estaban tanto. Había decidido juntar lo que tuviera sentido, completar el puzle y deshacerse del resto.

Esquina inferior derecha: las vistas desde la ventana del tren… encajan. El peso de la mochila a la espalda… encaja. La sensación de libertad, conocer gente nueva, las fuerzas que me da sentirme tan independiente y dueña de mi vida. Esto tiene sentido. Me gusta viajar. Y me gusta escribir. Y la música, y construir cosas, y pasear. Hay tantas cosas que hago solo por mí… ¿cómo no lo había visto?

Había muchas piezas que no pertenecían a ese puzle, pero un trozo al menos estaba claro. Sonrió. Puede que no fuera tan difícil después de todo.

Esquina superior derecha: unos días en Francia y ya estoy cogiendo fluidez con el idioma. O no se me había olvidado tanto o soy buena en esto. Parece que esto encaja. Ya estoy buscando la manera de perfeccionar mis otros idiomas, y empiezo a pensar en ellos como herramientas de trabajo. Sí, creo que esto está en su sitio. Soy lingüista.

No acababa de estar muy conforme con el resultado, pero parecía estarse formando… más o menos. Le faltaban muchas piezas aún, seguramente perdidas entre todo lo demás. Se encogió de hombros. Ya aparecerían.

Esquina inferior izquierda: aún no sé qué forma quiero que tengan mis vínculos con otros seres humanos. Aclarar esto va a llevar un tiempo, soy plenamente consciente. Pero la idea de la red me encaja. Mi concepto de amor y amistad es flexible y cambiante. Tengo suerte de haber llegado hasta aquí ya. Estoy orgullosa de haber llegado hasta aquí ya. Estoy preparada para aceptar lo que venga.

Estaba… bueno, al menos estaba conectada con el resto. Le faltaba todavía un buen trozo. ¿Cómo puede ser tan difícil encontrar piezas? Lo bueno era que, mientras buscaba, había ido encontrando piezas de otras esquinas. Quizás empezando la última…

Esquina superior izquierda: no sé si puedo vivir de forma suficientemente ética. Necesito no hacer daño, no destruir, dejar el mundo mejor de lo que estaba. Necesito mejorar mis alrededores. Cada vez que compro ropa, cada vez que salgo a comer, cada vez que tiro la basura hay tantas cosas que no encajan. ¿Cómo se compaginan estas necesidades con el mundo en el que vivo? Por lo menos sé que la ética y la justicia son importantes para mí. Empecemos por ahí.

No todo iba a ser tan fácil. Al menos los bordes estaban completos. ¿Estaban todas esas piezas ahí siquiera? Los colores no parecían pertenecer a la misma imagen.

Poco a poco todo iría cobrando sentido, seguro.

Centro: me siento en el camino correcto, creo que seguiré por aquí. Hay muchos trozos desperdigados aún, pero puedo recomponerlos. Sé lo que soy capaz de sentir, lo que soy capaz de hacer. Tengo ganas de vivir con fuerza. Quiero seguir siendo la persona curiosa, reflexiva y enérgica que soy. Estoy segura de que todo irá cobrando sentido.

Decidió darse un descanso. Aquello ya empezaba a parecer algo, pero estas cosas no están pensadas para hacerse en un día.

————

Hoy, de pronto, ha ocurrido lo impensable. He pasado de estar tiradísima, triste y aburrida, a una energía desbordante. He conocido a gente maravillosa, y he cenado con unas quince personas en una mesa enorme. He conocido a un hombre de 83 años que afirmaba estar tan profundamente satisfecho con su vida que no cambiaría ni un minuto (nuevo objetivo vital: decir algo así a esa edad). Una pareja que perdió a su hija de 34 años hace un tiempo. Una familia con un vínculo estrechísimo que abarca cuatro generaciones (el hombre de 83 años, con su nieto en el regazo, me hablaba de su padre ¡de ciento tres años!).

Escuchar tantas historias me ha puesto las cosas un poco en perspectiva. Me ha conmovido y me ha hecho pensar. Ojalá se mantenga esta sensación.

Hoy he sido muy feliz. Me he sentido más lejos de casa que nunca, pero de pronto me he sentido aventurera. Me he sentido libre.

En esto momento siento de verdad que amo mi vida.

Tournon d’Agenais, 10 de agosto de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s