Día 12: alucinaciones

Hoy he caminado por el hilo que separa mi consciencia dormida de la despierta. Se han entremezclado sueños y realidad, y he hablado idiomas que no existen. He visto pasar campos iluminados por las nubes, y se ha detenido el tiempo. Me he deshecho en escamas diminutas, y solo veía a través de los pinchazos de la espalda. Las voces me llegan en latidos graves, no entiendo lo que está pasando. Tengo que despertar, tengo que resolver algo. Pero he perdido el hilo, y ya no sé si estoy soñando o no. Intento preguntar dónde estamos y creo que sólo me oigo yo. Me dejo caer. Podría estar en cualquier parte.

———-

Me he puesto mala, espectacularmente mala. No podía ser bueno esto de hablar francés todo el rato. El viaje hasta Bressuire ha sido demoledor. Iba medio inconsciente de cansancio y dolor de cabeza, alucinando de fiebre, y tengo que haber sido la peor viajera de Blablacar de la historia. Pero ya estoy en la casa nueva. Secondigny, pueblo perdido donde los haya. Después de la cena y una taza de té hirviendo, me encuentro algo mejor, aunque me sigue doliendo todo. De momento, mis anfitriones son… peculiares. Se nota pasivo-agresividad en el ambiente. Voy a sacar mis poderes empáticos a relucir y que pase lo que tenga que pasar.

Fase tres… empezamos.

Tournon d’Agenais — Limoges — Bressuire — Secondigny, 12 de agosto de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s