Día 19: a poquitos

«Recuperar a un perro como él no es cuestión de un día, ni una semana, ni un mes. Es una terapia que le durará toda la vida. Hay heridas que no se curan, pero se hacen más leves con el tiempo, y hasta llegan a olvidarse. Seguro que esto no te resultaría raro en una persona. El hecho de que sea un perro no cambia tanto las cosas como puede parecer. Gus es un perro increíble, te lo digo por experiencia. Pero no tiene forma de saber que la comida que le estás poniendo delante no va a ser la última. Cuando le acercas la mano, no sabe si viene una caricia o un golpe. Cada vez que le sueltas, no sabe si vas a desaparecer para no volver. Se acuerda de todo lo que le ha pasado, y una vez lo ha visto, ¿cómo sabe que no va a volver a ocurrir? No puedes calmarle con palabras, no puedes prometerle nada, no puedes decirle que todo va a salir bien, ni declararle tus buenas intenciones. Lo único que puedes hacer es irle dosificando el miedo, llevarle a esos sitios que le asustan, pero a poquitos, en cantidades que no le abrumen. A veces no medirás bien, y retrocederéis, y puede que desesperes y pienses que no es posible. Sabes que seguimos aquí para apoyaros si eso ocurre, y que puedes incluso rendirte cuando quieras. Pero también sabes que es posible, si estás dispuesta a dedicarle el tiempo suficiente. Irá viendo de lo que es capaz, irá viendo que las cosas no dan tanto miedo como él piensa. Irá dándose cuenta de que el mundo no es tan terrible ni él tan débil. Os deseo muchísima suerte a los dos, y recordad que no estáis solos».

Cuando terminó de leer el correo, tenía lágrimas en los ojos. Lo había enviado hacía años a una persona que no era ni conocida ni amiga, un mensaje de ánimo para la nueva aventura que acababa de emprender. Un perro adulto lleno de fobias, agresivo y con síndrome del abandono, no había mucha gente que se atreviera con algo así. Pero había funcionado. No solo eso, había encontrado una amiga por el camino. Y ahora esas palabras volvían, acompañadas de un mensaje.

«Puede que te parezca algo insignificante, pero sé lo que ha significado para ti lo que acabas de conseguir. Estoy muy orgullosa de ti».

Rompió a llorar. El miedo a poquitos, en realidad se reducía a eso. Lo había hecho tantas veces, esta podía ser una más. Más difícil, más compleja, pero solo una aventura de tantas.

——–

Hoy ha sido un día movidito. Siete horas de viaje, y luego dos horas perdida en una ciudad que no conozco. Estoy poco acostumbrada y a veces no tomo las mejores decisiones. Pero he llegado. Y me llevo unas cuantas lecciones sobre cómo reaccionar ante el pánico y la incertidumbre. Si me pongo a pensar en el momento, me hace hasta gracia. El relato no ocurrió realmente, pero hoy sí que me he recordado a mí misma a algunos de los perros de la protectora. Oh, dios mío, el tren que iba a coger está cancelado, ¿ahora qué hago? Será mejor que eche a andar en una ciudad desconocida siguiendo el infalible Google Maps. ¡Oh, no! Google Maps me ha perdido, será mejor que siga fiándome de sus indicaciones. Me he metido en un barrio chungo y sin un taxi a la vista, voy a seguir andando hasta que aparezca algún tipo de medio de transporte. Hasta que en un momento algo hace clic. Pero si he hecho esto doscientas veces. He vivido en unas diez ciudades, y he aprendido a orientarme en ellas sin ayuda. Sé buscar el centro, sé preguntar, sé consultar planos, sé encontrar las rutas que Google Maps no muestra. ¿De dónde leches sale todo este miedo? Y entonces encuentro la estación, encuentro el tren, encuentro el hostal. Llego mientras cae la noche.

Tengo herramientas para sacarme de aprietos, y de todas formas, el mundo tampoco es tan complicado. Tendré que pensar más a menudo en los perritos cuando me encuentre en situaciones estresantes. ¿Qué vas a hacer? ¿Echar a correr en la dirección que parezca menos peligrosa o pararte a evaluar el problema real y afrontarlo?

Secondigny — Toulouse, 19 de agosto de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s